Saltar al contenido

Acoso escolar

El acoso escolar es una realidad preocupante que no parece más que ir en aumento. Cada día hay más noticias que hacen referencia al bullying y en las que muchas veces el desenlace es peor al esperado. Al menos al que estamos habituados.

Son muchos los agentes tanto que influyen como que se ven afectados por esta situación y es muy importante que todos ellos sepan cómo actuar al respecto, sino para ponerle solución, para saber cómo prevenirlo. Hablamos tanto del acosador como y el acosado, protagonistas en esta situación no deseada, pero también de los demás compañeros de clase, de los profesores e, incluso, de la familia. La presencia en escena de tantos agentes puede ayudar a prevenir la solución, a veces solucionar y, otras, por desconocimiento, a empeorar. De ahí la importancia de la información durante todo el proceso.

Lo primero de todo, es una aproximación al origen del acoso escolar, para conocer qué tipo de bullying es, a qué se debe, por qué fases va pasando y los perfiles de las personas involucradas. Hablamos tanto del acosador/a como del acosado/a, los/as compañeros/as de clase, la familia, los/as profesores… Hay que entender que todo agente presente en estos casos puede hacer algo, pero, para ello, debe tener conocimiento de la situación.

La información sobre bullying ha de estar en conocimiento de todos como base preventiva, al igual que el conocimiento de sus principales causas. El estudio de casos reales es un buen método para acercarnos más a esta problemática, conocer patrones de comportamiento, descubrir pistas que nos indiquen qué está ocurriendo y nos ayude a tomar medidas correctas para solucionarlo.

Tras una fase de percepción y conocimiento de la casuística del problema,entramos de ello en la parte del tratamiento. Existen numerosos programas activos destinados a la prevención e intervención, así como protocolos de actuación para saber cómo actuar en dichos supuestos. La figura del educador es fundamental en todo lo anterior, ya que es el profesional que más tiempo pasa con los alumnos y, muchas veces, el único que lo ha percibido. Sin embargo, otras muchas, desconoce el problema.

Si bien los educadores/as tienen mucho que ver, en cuanto a materia de prevención se refiere, todas las partes involucradas deberían hacerlo. La enseñanza de valores es fundamental, por eso, preparar al profesorado en una actitud previsora o incluso mejorando el desarrollo de habilidades personales para tratar con los afectados pueden ayudar y mucho a poner freno al bullying.

Otra parte importante al respecto es la familia, que, si bien muchas veces es desconocedora de esta situación, es importante cambiar la tendencia. Con información continua, y colaboración.

acoso escolar
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Pre-inscríbete

Para inscribirte inicia sesion

Nos ponemos en contacto